Imma Folch | Los efectos de la nube de cenizas volcánicas
174
post-template-default,single,single-post,postid-174,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Los efectos de la nube de cenizas volcánicas

Los efectos de la nube de cenizas volcánicas

Domingo, 18 de abril de 2010.

Estoy sentada en un tren AVE en la estación de Barcelona Sans. El tren partirá en 10 minutos con destino a Madrid. Es domingo por la tarde y he abandonado mi cómodo sofá y la tonta película que inducía al sueño.  ¿ Porqué me voy en domingo y no el lunes? ¿Efecto volcánico? No. Efecto “huelga anunciada de los maquinistas de tren para mañana de 07.00 a 09.00” así que… antes que arriesgarme a no poder volar y no poder tomar el tren, decidí hace un par de días salir el domingo por la tarde.

Esta mañana han cerrado el aeropuerto de El Prat. Esta mañana ha llegado finalmente a Barcelona una gran amiga mía junto con 7 compañeros de trabajo que partieron el viernes desde Estocolmo y han utilizado una combinación de ferris, tren, coche de alquiler, y finalmente taxi para llegar a casa en tres días. Los que se quedaron siguen esperando vuelo.

La madre naturaleza habla. Y los humanos nos las ingeniamos de cualquiera de las maneras posibles para “volver a casa”. Curiosamente todos decimos en algún momento “El da que me harte me largo de vacaciones y ahí os quedáis.”, “Y si nos quedamos más días? Llamamos al jefe y le decimos cualquier trola”, “Me gustaría cualquier día plantarme en un aeropuerto o estación y pillar el primer billete a dónde sea” …y mira por dónde, cuando la madre naturaleza nos da la oportunidad de extender vacaciones, anular reuniones con motivo, tener la excusa para no ir a trabajar … entonces todos corremos a buscar la mejor manera de volver a nuestro refugio. Volver a casa.

Al llegar a la estación de Sans el volumen de gente en general recordaba al de cualquier inicio de vacaciones. Miro los paneles de salida para ver en qué anden está mi tren y veo que todos, todos los trenes de largo recorrido están completos. Paso por delante de las oficinas de coches de alquiler y AVIS anuncia con un papel de libreta y bolígrafo “NO HAY COCHES. NO CARS”,  Atesa tres cuartos de lo mismo, y Europcar sigue abierta pero con una cola de unas 50 personas.  Mientras entrego mi billete y me dirijo a las escaleras mecánicas para bajar al andén, la megafonía anuncia : “Les informamos que el aeropuerto del Prat ha reiniciado sus operaciones” a lo que le sigue un murmullo y unas cuantas risas. Los más cercanos a mi dicen con claro acento andaluz  “E igual, mejó aseguramo con el tren”. Sí, todo mi vagón está lleno de granadinos provenientes de un congreso.¡ Este viaje promete !

Las compañías aéreas estarán perdiendo mucho dinero, pero las ferroviarias, las de coches de alquiler, las operadoras móviles y los hoteles estarán haciendo su Agosto.

No sé si aprovechar para contestar unos cuantos emails, empezar a leer sobre Shanghai, sencillamente descansar, ver la película y sonreir con  las monerías del niño que tengo al lado porque al fin y al cabo, es domingo por la tarde!

No Comments

Post A Comment

We work closely with you and carry out research to understand your needs and wishes.